Jerusalem, fiebre del sabbath noche (1998)

Jerusalem

Al final de Ben Yehuda hay una plaza donde por las mañanas montan un mercadillo entre hippie y chamarilero. En un lado de la plaza está ese estupendo restaurante argentino que regenta un judío uruguayo disfrazado de gaucho pampero, en el que las camareras no entienden una palabra de español y la música de ambiente es brasileña; el vino es israelí, naturalmente.

Si doblas la esquina te metes en una calle estrecha y sombreada, salpicada de discotecas, bares musicales, y pequeños cafés restaurantes, agradables refugios contra el calor, la sed y toda clase de hambres.

Hoy está anocheciendo y comenzando el sabbath. Los templos del alcohol y la música en vez de levantar completamente la persiana como otros días, la dejan bajada hasta un palmo del suelo; de dentro llega música a volumen muy bajo, apenas audible desde la calle. Grupos de jóvenes judíos en jeans y zapatillas deportivas espían la ocasión de colarse dentro.

De repente, comienzan a afluir a la zona grupos de irritados ortodoxos enfundados en sus abrigos de cuervo, gritando consignas e insultos. Pronto se lían a golpes con los jóvenes que pretendían vivir la noche según su propio criterio.

Dos fiebres del sábado noche de signo opuesto agitan este trozo de Jerusalem. Dos maneras de entender la fiesta semanal se embisten en esta calle, librando otra batalla de una guerra vieja y universal. Finalmente llega la policía e impone la paz,…..obligando a cerrar los locales.

Moisés me dejó hoy sin mi Heineken.

Comments are closed.